Mis post preferidos.

Mis post preferidos.
Mis entradas preferidas - INGRESAR.

Todas y cada una de las entradas forman parte de mis recuerdos, pero hay algunas que son mis preferidas. Es por eso que independientemente que ocupan un lugar en el Blog en el orden que fueron escritas, quería agruparlas en este lugar.

EL CITROEN 2CV.

Por mi trabajo salgo muy temprano de casa, y hace unos cuantos días que cerca de las 6.00 de la mañana veo un Citroen 2CV transitando por la AV. Hipólito Irigoyen, llevando a su dueño que como yo se dirige hacia Capital.
Es impresionante ver el estado de conservación que tiene por ser un vehículo del 64 o 65, andando serenito y parejo a la velocidad que su modesto motor le permite.
Recuerdo siempre que el papá de un amigo tenia uno modelo 66, el cual se lo prestaba para ir a algunos campamentos que organizábamos con los chicos a Monte y Chascomus.
Éramos unos cinco muchachos que nos subíamos al pobre auto mas el equipo que llevábamos para dos o tres días de estadía.
Con todo ese peso, el pobre auto de a poquito ganaba velocidad y a una máxima de 60 KM/PH, en unas tres horas de viaje llegábamos a destino.
"Dejame que te cuente un poco sobre la historia de este auto".
La creación del 2CV se debe al Ingeniero Frances Pierre Jules Boulanger, quién comenzó el desarrollo del TPV (acrónimo en Francés de Toute Petite Voiture, en Español vehículo mínimo), y fue Director de Citroën desde finales de 1934, cuando la familia Michelin se hizo del control de la empresa.
Los creadores que habían trabajado en el proyecto del célebre "Tracción", bajo la dirección de André Lefebre y el Italiano Flaminio Bertoni, responsable del diseño de la carrocería,  pusieron manos a la obra en el TPV para desarrollar el vehículo, fabricando en 1939 unos 250 prototipos en aquel entonces aún refrigerados por agua.
Durante la ocupación Alemana de Francia en la Segunda Guerra Mundial se decidió mantener el proyecto en secreto, reestructurándose todos los galpones de producción desde inicios de la guerra para la construcción de tanques de la marca Renault.
Cualquier intento de continuar la producción de prototipos sería imposible, sin considerar el peligro de que los Alemanes utilizaran el proyecto para sus propios propósitos.
Entre 1939 y 1945 el desarrollo del TPV continuó en secreto, y hasta el final de la guerra no fue posible continuar el proyecto del vehículo que posteriormente se convertiría en el 2CV.
El 8 de Octubre de 1948 en el Salón del Automóvil de París se mostró finalmente por primera vez la versión del TPV tal y como se conoce hoy en día, con un motor bicilíndrico refrigerado por aire de 375 CC y una potencia de 9CV.
En España se comenzó a montar en 1959 primeramente las furgonetas AZU, luego las berlinas denominadas AZL con un motor de 425CC que desarrollaba 12CV, que fue evolucionando con el tiempo y aumentando su potencia hasta alcanzar los 18CV en 1964.
Con la introducción del Citroën Dyane se planeaba y se venia el final de los tiempos del 2CV.
Sin embargo, cuando se finalizó la producción del Dyane en 1983, todavía se fabricaba sin modificaciones mayores el mismo 2CV que se producía desde hacía más de 30 años, pero en 1988 la producción del 2CV se detuvo en la Planta Francesa de Levallois-Perret, fabricándose el último auto el 27 de Julio de 1990, marcando de esta manera el fin de la historia de la producción del 2CV, convirtíendose sin duda alguna en un bastión importante en la historia del automotriz.
Su fea imagen se ha divulgado y asociada al mito juvenil, escaso de recursos, que lo convirtió en una visión "hippie" del automóvil.
El mundo rural lo asoció a su trabajo duro en el campo y la ciudad lo recibió, principalmente con la versión furgoneta, para efectuar los múltiples trabajos puerta a puerta.
La planta propulsora del 2CV consistía en un motor de dos cilindros opuestos refrigerado por aire y radiador de aceite, que propulsaba las ruedas delanteras por medio de transmisiones de cardán simple en sus primeras versiones, para reemplazarlos con el tiempo por homocinéticas.
Los primeros modelos, denominados tipo A, tenían una cilindrada de 375CC con una modesta potencia de 9CV.
En Octubre de 1954 apareció el modelo AZ, al que se le aumentó la cilindrada a 425CC, obteniendo una potencia de 12CV que fue aumentando con el tiempo, pasando por 13,5CV y concluyendo con 18CV en la última evolución del motor 425CC.
Con el tiempo apareció una versión  AZAM 6, una variante proveniente de Bélgica, pero también fabricada en Citroën de España entre 1966 y 1972, con la introducción del motor de 602CC tipo M4.
A principios de los años 70 se introdujeron 2 nuevas motorizaciones que estructuraron la gama en 2 versiones, 2CV4 de 435CC que no se vendió ni se fabricó en España y 2CV6 de 602CC que a pesar de tener la misma cilindrada que el M4 del AZAM 6 era un motor muy distinto y de superior rendimiento.
Este último es el motor M28 de unos 32CV de potencia que también evolucionó en sus últimos años a 35CV,  con carburador de doble cuerpo y frenos de disco.
La suspensión estaba compuesta por brazos longitudinales, sujetos en uno de sus extremos al chasis y tensados por varillas fijadas a unos resortes helicoidales dispuestos en posición horizontal a cada costado.
Estos resortes, encapsulados dentro de unos contenedores cilíndricos, se encontraban bajo las puertas y suspendían simultáneamente, a cada lado, tanto una rueda delantera como una trasera, este diseño único llevaba al típico andar cabeceante del 2CV.
La estructura del auto, estaba compuesta en su versión definitiva que salió en 1948 de un chasis rígido donde estaban sujetos todos los elementos mecánicos y también la carrocería.
Esta disposición permitió a Citroën crear varios vehículos a partir de una misma base, el DyaneMéhari y  Ami.
Era una carrocería muy ligera y que a pesar de los muchos años que el modelo estuvo en fabricación tuvo relativamente pocas modificaciones, tercera luna lateral, capó, calandra, pilotos y faros más modernos, salpicadero más moderno y no mucho más.
Se debe tener en cuenta que su diseño data de antes de la Segunda Guerra Mundial y aunque esos prototipos tenían las líneas maestras de lo que fue el modelo, las diferencias luego fueron bastante grandes.
En Argentina a finales de los años 50, comenzaron a importarse los primeros Citroën 2CV Franceses y Belgas, los cuales respondían a la línea de la época, sin la tercera ventanilla lateral y el capó acanalado. 
A principios de los años 60 a raíz del éxito obtenido, Citroën decide fabricar el modelo en Argentina, montando su planta en la localidad bonaerense de Jeppener - Partido de Brandsen.
La producción de estos autos en sus distintas versiones, se realizó en nuestro país hasta 1990 cuando la empresa quebró y finalizó la producción de este noble vehículo  en Argentina.

LIBRO DE VISITAS.