Quiero compartir con todos aquellos que ingresen a este espacio, un montón de recuerdos que son parte de mi niñez, adolescencia y juventud.
Recordaremos juntos de esos años:
Las series y programas de televisión y sus actores
El cine y el teatro
Los automóviles
La música y sus intérpretes

Los deportes y sus protagonistas
La ciudad y nuestro barrio
Sitios de esparcimiento y diversión
Sucesos históricos

Costumbres de la época
Historias y personajes
……entre otras cosas.

TODO SOBRE LOS AÑOS 60, 70 Y 80.

Nuestros recuerdos son lo que somos, son lo que nos hace tomar las decisiones que tomamos, a actuar como actuamos y a amar como amamos.
No seríamos nada sin nuestros recuerdos pero ¿es posible recordar todo?
La respuesta es no, pero podemos tomar medidas para que cuando llegue el momento de mirar atrás tengamos tantos recuerdos como podamos.
La vida no es la que uno vivió, sino la que recuerda y cómo la recuerda para contarla.


Recreación en los años cincuenta.

Como no recordar allá por la década del cincuenta, los centros de recreación con piletas que había en el Sur de la Provincia de Buenos Aires.
Miles de bonaerenses que buscaban esparcimiento y apaciguar el calor del verano, concurrían a las piletas que en esos años estaban de moda, ofreciendo distintos servicios para las familias, como mesas con bancos, parrillas, vestuarios y buenas duchas.
Los precios que cobraban por entrar a esos predios estaban muy acordes a lo que era el poder adquisitivo de la familia que era la que concurría mayoritariamente a ese lugar.
La Salada era un verdadero clásico del Sur y en toda esa zona había piletas como “El Puente” que estaba sobre el costado del Riachuelo del lado de Ing. Budge, otra era “Villa Albertina” la que más gente juntaba porque era de las más nuevas de Lomas de Zamora,
También estaba “Ocean” y el Balneario “Punta Mogotes”, que se situaba donde hoy ocupan los puestos.
El llamado Parque Balneario “La Salada”, con la estación de trenes a una cuadra de la entrada principal, la estación principal estaba al costado del Puente Alsina del lado de Provincia del Partido de Lanús,
El predio que ocupaba el balneario tenía una extensión de unas diez manzanas, con buenos y cómodos vestuarios, lugares de comida rápida y un sector con juegos y entretenimientos.
Había además un área de deportes para la práctica de fútbol, pelota paleta, tenis y distintos aparatos para gimnasia.
También en el lugar había un lago de agua salada con una extensión bastante importante, donde la gente se introducía para frotarse el cuerpo con el barro del fondo porque según decían tenia propiedades curativas para el reúma y dolores musculares.
Donde se encontraban la mayor parte de los visitantes, eran las tres piletas de grandes dimensiones, todas de agua salada, se hallaban enclavadas en el bosque natural con pinos, sauces y eucaliptos que se encontraban por todo el predio.
También en el centro del parque estaba la confitería con la pista de baile que  comenzaba cuando las primeras sombras se hacían presentes y se extendía hasta poco antes de la media noche.
Ni que hablar la que se armaba para festejar El Carnaval, en un ambiente exclusivamente familiar se organizaban los bailes donde el mejor momento era cuando llegaban las comparsas.
Que épocas!!! pero que duraron poco tiempo, porque en el año 1961 por orden del Ministerio de Salud, cerraron el parque porque detectaron bacterias microbianas, en sus aguas y en las cañerías de las mismas, producidas por la contaminación debido por la cercanía con el Riachuelo, fábricas y criaderos de animales de granja.