Quiero compartir con todos aquellos que ingresen a este espacio, un montón de recuerdos que son parte de mi niñez y adolescencia.
Recordaremos juntos de esos años:
Las series y programas de televisión y sus actores
El cine
Los automóviles
La música y sus intérpretes

Los deportes y sus protagonistas
La ciudad y nuestro barrio
Sitios de esparcimiento y diversión
Sucesos históricos

Costumbres de la época
Historias y personajes
……entre otras cosas.

Los copetines al paso.


Escribiendo sobre viejos bares, fondas y bodegones que ya no están, me di cuenta que faltaban algunas líneas sobre estos lugares.
Los que conoci en los años 60 y 70 eran sitios poco vistosos con escaso  espacio, donde entraban un par de mesas o simplemente un mostrador y algunas banquetas.
Siempre se situaban en lugares donde la gente transitaba durante gran parte del día.
En el cartel del lugar, primero estaba el nombre del comercio y luego mencionaba en letras muy grandes que era un copetín al paso.
Recuerdo e que estaba frente a la escalera del puente de la estación de trenes de Lomas, que cruza desde Balcarce hacia Laprida.
Se ubicaba al costado de la salida de la terminal de la línea de colectivos 266.
Estuvo en ese lugar durante años y años, era un sitio poco aseado y armado con casi nada.
Una vieja heladera mostrador de madera con vidrio en el frente, mostraba los tres fiambres que te ponían en un platito, sumándole unas papas fritas y unos palitos que venían en grandes bolsas.
También podías observar los sifones de litro para cortar las bebidas alcohólicas que eran las diosas de este bolichito.
Dos o tres veces por semana hacían algunas empanadas fritas que con su olor, espantaban a toda  persona bien nacida que pasaba a unos pocos metros del lugar.
Ni mesas ni banquetas, los clientes se ubicaban codo a codo y de parados, en verano o en invierno sufriendo el clima.
Si bien durante casi todo el día la gente paraba, el trabajo fuerte estaba en la media tarde.
En las estaciones de trenes, los andenes eran lugares estratégicos para estos comercios.
El copetín en si, cuando se lo consumía en lugares más o menos aptos para concurrir,  tenía cierta  similitud con la picada, aunque a diferencia de ésta, contenía muy pocos ingredientes.
En estos lugares al paso, la cosa pasaba por consumir algunos traguitos importando muy poco el acompañamiento.
Los grandes protagonistas eran el vasito de vino y  el vermut cortado con bastante soda.
Muy pocos en esos años, inclinaban su preferencia a la  cerveza o al fernet.
Aunque en los últimos 35 años el copetín al paso fue quedando de a poco bastante olvidado por distintas circunstancias, en estos últimos tiempos han  vuelto a tener alguna vigencia, con otro público y en ambientes más modernos y confortables.