Quiero compartir con todos aquellos que ingresen a este espacio, un montón de recuerdos que son parte de mi niñez, adolescencia y juventud.
Recordaremos juntos de esos años:
Las series y programas de televisión y sus actores
El cine y el teatro
Los automóviles
La música y sus intérpretes

Los deportes y sus protagonistas
La ciudad y nuestro barrio
Sitios de esparcimiento y diversión
Sucesos históricos

Costumbres de la época
Historias y personajes
……entre otras cosas.

TODO SOBRE LOS AÑOS 60, 70 Y 80.

Nuestros recuerdos son lo que somos, son lo que nos hace tomar las decisiones que tomamos, a actuar como actuamos y a amar como amamos.
No seríamos nada sin nuestros recuerdos pero ¿es posible recordar todo?
La respuesta es no, pero podemos tomar medidas para que cuando llegue el momento de mirar atrás tengamos tantos recuerdos como podamos.
La vida no es la que uno vivió, sino la que recuerda y cómo la recuerda para contarla.


LOS FLIPPERS.

Quien no los recuerda si durante muchísimos años fue considerado como el rey de los entretenimientos.
Mas allá de la gran cantidad de vídeos juegos que hay hoy en día en toda sala de juegos que se precie de ella, no puede faltar este aparatejo donde sobresale su tictac, que siempre tiene algún fanático siguiendo ese derrotero errático de una bola que golpea, y que a pesar de la desesperación del jugador, termina descansando en su tronera.
Algún atractivo tiene este juego de recursos mecánicos, que conserva su lugar en los grandes salones de juegos de muchas partes del mundo.
La historia de los flippers puede rastrearse en el siglo XV, donde combinando pelotas y palos, o tejos y palos, nacieron también juegos como el billar, el cróquet y luego juegos como el bowling. 
El billar generó una versión llamada snooker y poco después, otro juego algo parecido al flipper, y en esa primera versión, nació de colocar una serie de clavos en una mesa e intentar atravesar con una bola, taco mediante, los distintos intersticios incorporándose luego los hoyos.
Cuentan que el rey Luis XVI, fanático del juego hizo instalar una gran mesa en el Chateau D'Bagatelle, de donde deviene su nombre. 
La primera referencia literaria a los pinballs es la que figura en una novela de Charles Dickens en 1837, en "Los papeles póstumos del Club Pickwick", cuentan que los miembros de ese club visitaban la taberna de Peacock donde se divertían "en un tablero bagatelle.
Los Ingleses les incorporaron unos clavos especiales, o sea Pin, por lo que el juego comenzó a llamarse pinball, siendo a mediados del siglo XIX donde alcanzaron popularidad EEUU, donde un inventor patenta el lanzabolas, elimina los tacos, le incorpora luces internas y más tarde el sonido, produciendo una verdadera revolución. 
La compañía Rockola lanza en 1960 el estilo "bola extra" y bautiza al juego como Flipper.
El primer flipper que "hablaba" con una singular voz decía: "Gorgar wants you" y comenzaba el juego.
En 1980 se conoció el Firepower, el primero "multiball" que permite jugar con hasta tres bolas simultáneas.
Por esos años salió el Black Knight, un flipper de dos pisos y colores sombríos, donde las bolas desfilaban desorientadas por ambos pisos; más tarde el Haunted House, con sus tres pisos vino a enloquecer a los fanáticos.
A finales de los 90 el flipper dejó de producirse, apareciendo luego nuevos modelos con tecnología digital, pero las fábricas no pudieron sostenerse y hoy estas máquinas casi no se consiguen.
Sin embargo miles de usuarios recorren salones a lo largo de todo el mundo, para encontrar a esas máquinas que desafían la lógica y la habilidad de un jugador que apuesta al azar y también a su destreza.

LIBRO DE VISITAS.