Quiero compartir con todos aquellos que ingresen a este espacio, un montón de recuerdos que son parte de mi niñez, adolescencia y juventud.
Recordaremos juntos de esos años 60, 70 y 80:
Las series y programas de televisión y sus actores
El cine y el teatro
Los automóviles
La música y sus intérpretes

Los deportes y sus protagonistas
La ciudad y nuestro barrio
Sitios de esparcimiento y diversión
Sucesos históricos

Costumbres de la época
Historias y personajes
……entre otras cosas.


26 de febrero de 2013

El Rambler.

Construido en nuestro país por Industrias kaiser Argentina, los Rambler en sus distintos modelos, allá por los sesenta eran un clásico de la industria automotriz nacional.

EL CLUB DEL CLAN.

Si tenes cincuenta años y un poco mas seguramente oíste hablar de un programa éxito en la televisión Argentina como fue el Club del Clan.
Su origen lo tuvo en lo que se llamó La Nueva Ola", una serie de artistas juveniles contratados por RCA y difundidos bajo ese eslogan a partir de 1959, con el fin de competir localmente en el mercado del rock and roll.
La idea original fue del ecuatoriano Ricardo Mejía, directivo de RCA.
El sello grabador realizó una estrategia inicial de difusión con centro en la grabación de discos y la realización de recitales públicos en sus instalaciones y shows televisivos.
Los tres primeros artistas en ser contratados fueron Rocky Pontoni, Marty Cosens y Mariquita Gallegos.
En los años siguientes serían contratados otros músicos que tendrían una larga actuación en el pop argentino.
Estos fueron entre otros, Jolly Land, Raúl Lavié, Chico Novarro, Palito Ortega, Violeta Rivas, Johnny Tedesco , Nicky Jones y Lalo Fransen.
La RCA realizaba versiones en castellano de famosos temas extranjeros, adaptadas por Ben Molar y algunos casos por su hermano.
El primer gran hit de esa serie llamada Explosivos, previa a El Club del Clan, fue el tema Eso, eso, eso de Los TNT, en 1960.
Luego siguieron la famosa La novia, cantada por Antonio Prieto y Llorando me dormí, interpretada por Bobby Capó y Violeta Rivas.
Se trató de éxitos inéditos, que superaban cada uno el millón de copias vendidas y que se hicieron conocidos en todo el continente.
En los programas de televisión, la RCA contrató a Hugo Moser con el fin de diseñar las personalidades que los cantantes de la nueva ola debían representar ante el público.
Como una continuación natural del éxito de La Nueva Ola pergeñada por Ricardo Mejía, en 1962 el sello RCA Víctor y el Canal 13, firmaron un contrato para poner en el aire un programa semanal, musical-juvenil, denominado El Club del Clan.
Este salió al aire por primera vez el sábado 10 de noviembre de 1962 a las 20.30, bajo la dirección de María Inés Andrés.
La estructura del programa presentaba a un clan juvenil, un grupo de amigos en el que cada artista representaba un personaje con una personalidad relativamente estereotipada, a la que correspondía un cierto género musical: melódico, tango, twist, bolero, cumbia, ritmos caribeños.
Lógicamente, los números musicales que constituían el eje del programa, pero durante el curso del programa los jóvenes también conversaban y protagonizaban situaciones humorísticas creadas por Quique Atuel.
Poco a poco los covers comenzaron a ser reemplazados por canciones propias de los más creativos del programa, transformándose en un éxito histórico para un programa de televisión.
En 1963 fue el segundo en audiencia, luego de Viendo a Biondi con 55,3 puntos, algo realmente sorprendente, para la época.
Los jóvenes habían formulado la consigna espontánea de cada sábado no se podía salir hasta que terminase El Club del Clan.
En un año se lanzaron tres álbumes con las canciones que se cantaban en el programa, que se agotaron.
Los cantantes se transformaron en ídolos juveniles y producían escenas de histeria colectiva, mientras que los clubes se disputaban su presencia en vivo.
En 1964 se realizó la segunda temporada, pero los otros canales tomaron medidas para recuperar posiciones.
Canal 9 le ofreció a las principales figuras contratos por diez veces más dinero, debido a lo cual varios de ellos como Palito Ortega, Chico Novarro y Violeta Rivas, entre otros, se pasaron al exitoso programa Sábados continuados, conducido por Antonio Carrizo.
Por su parte Canal 7 puso en el aire un programa similar que se llamó Ídolos de la juventud.
El Club del Clan contrató entonces nuevos artistas como, Gino Renni,
Rolo Puente, Pecas Mónaco, Fernando de Soria entre otros, pero el éxito de 1963 ya no era repetible.
Ese año, el 12 de marzo se estrenó la película El Club del Clan, con dirección de Enrique Carreras, pero el programa de televisión fue levantado. 

25 de febrero de 2013

¿Te acordas de la serie Jim West? - IMPOSIBLE NO RECORDARLA



El titulo original de esta serie era The Wild Wild West y se comenzó a filmar en Estados Unidos en 1965, emitiendose durante 4 temporadas donde se filmaron 104 capítulos de 60 minutos de duración.
Los principales personajes eran James T. West (Robert Conrad), Artemus “ARTIE” Gordon y el Dr. Miguel Loveless (Ross Martin).
La serie se centraba en las aventuras del agente secreto Jim West al servicio del general Ulysses S. Grant.
West se encontraba siempre acompañado por su ayudante y amigo Artemus Gordon, un maestro de los disfraces y un gran inventor que con sus gadchets ayudaba a Jim West a combatir a todos sus enemigos.
Juntos viajaban en un vagón de tren que funcionaba como cuartel secreto, y sus aventuras se dedicaban en la mayoría de las ocasiones a desbaratar los planes destructivos del villano Dr. Loveless, un gran enemigo de pequeña estatura.
Lo que hizo especial a esta innovadora serie, fue la combinación de Western, espionaje, ciencia-ficción, artes marciales, y situaciones realmente bizarras, en ocasiones hasta lúgubres, envueltas en acción, melodrama y comedia.

18 de febrero de 2013

LA CARBONERIA DE DON MANUEL.

Muchas veces dando vueltas por barrio recuerdo al vieja carbonería y forrajeria de Don Manuel.
En estos tiempos hablar de una carbonería es algo prácticamente impensado, dado que lo más cercano que nos une a ellas son las bolsas de carbón que hoy por hoy compramos en el supermercado chino del barrio o en la estación de servicio, para hacer el asado. 
Pero la carbonería de Don Manuel en mi barrio en la década del sesenta era un negocio concurrido por algunos, aunque ya en decadencia.
Situado a mitad de cuadra en Matheu entre Arenales y Pirovano, este comercio era una edificación muy vieja y bastante poco cuidada.
Su dueño era un señor muy mayor que cuando hacías una compra bastante importante llevaba la mercadería sobre sus hombros hasta tu casa, haciendo en algunos casos mas de un viaje.
Los carboneros usaban ropa oscura por lo general de color gris, para de esta manera disimular el constante tinte negro que dejaba el manipular el carbón que se evidenciaba al ver sus manos.
El viejo local contaba con una iluminación mortecina lo que no favorecía para nada a la negrura del lugar.
Don Manuel comercializaba carbón de madera, leña de quebrado colorado y distintos tipos de granos como maíz y trigo, que los clientes adquirían para alimentar a las gallinas que habitaban los gallineros, infaltables en las casas de la época.
El local se encontraba lleno de bolsas y un pequeño mostrador, y se destacaba la báscula de hierro, grande y pesada donde Don Manuel pesaba lo que compraban los clientes.
Recuerdo siempre que acompañaba a mi abuela y esta le pedía al carbonero que por favor me pesara, y este así lo hacia como también con cada cliente que ingresaba al comercio.
Estas carboneras fueron negocios muy populares hasta la aparición de las cocinas a gas donde la velocidad de cocción, la limpieza y el costo sensiblemente inferior, fueron factores muy importantes para su uso y que derivo en la firma del certificado de defunción de estos comercios.

5 de febrero de 2013

El circo.


Para mí con 54 años el circo ha sido desde siempre una forma de diversión, la cual pese al correr de los años se mantiene vigente en mi vida.
La palabra circo procede del Latín Circus y designaba al escenario Romano donde se originaron muchos de los números que pueden verse hoy en una función circense.
En los circos de hace treinta o cuarenta años cuando yo era chico o adolescente, eran todos mas o menos similares con un repertorio de números clásicos en todos ellos, las acrobacias a caballo, las cabalgatas, la  actuación de los elefantes, perros y otros animales amaestrados.
El domador de leones y tigres siempre era uno de los números que se esperaba con mayor expectativa.
Los acróbatas, equilibristas y trapecistas eran un clásico en todo buen circo y era la hora donde la piel se te erizaba ante estos peligros números.
Los magos y payasos forman parte de la mayor tradición circense y atraian  de igual forma a chicos y grandes.
Con el correr de los años y por la intervención en el mundo de sociedades protectoras de animales, en muchos países los números donde intervenían estos, están prohibidos y de esa manera fueron transformándose los formatos de los circos, demandando una mayor creatividad de parte de los empresarios circenses.
En algunos países del mundo como Rusia y China, los circos tienen una subvención del estado y es una actividad de gran arraigo popular.
He tenido la suerte de concurrir a la carpa en su visita a la Argentina de uno de los circos más importantes del mundo como  el Sarrasani.
Me van pasando los años, pero cuando veo una carpa de un circo enseguida comienzo a averiguar los días y horarios de las funciones.

4 de febrero de 2013

Doña Petrona C. de Gandulfo.


Soy fanático de los programas de cocina que se emiten por la señal de "El Gourmet" y "Utilísima Satelital"
Entre tantos cocineros que participaron y participan en ellos, tengo naturalmente preferencias por algunos  y es un gusto verlos cocinar.
Entre mis preferidos se encuentran en primer lugar el desaparecido Gato Dumas, Ramiro Rodríguez Pardo, Donato de Santis, Borja Blázquez y el maestro de cocina Ariel Rodríguez Palacios.
Pero hay alguien que fue pionera en esto de cocinar en televisión y fue la conocida Doña Petrona C. de Gandulfo; recuerdo siempre que mi mamá la veia en BUENAS TARDES MUCHO GUSTO.
Nacida en Santiago del Estero el 29 de Junio de 1896, con apenas  16 años llego a Buenos Aires  y se caso con Atilio Gandulfo.
Tuvo una pequeña empresa que vendía cocinas de gas, y c
on el propósito de promocionar sus ventas comenzó a crear algunas recetas de cocina. 
Con el tiempo empezó a recopilar sus recetas y a publicarlas en la revista "El Hogar"  y de esta forma nace “El libro de Doña Petrona”
El mismo fue un "bum" agotándose rápidamente los primeros tres mil ejemplares y llegando a tener 70 ediciones.
Sus libros de receta de cocina fueron muy conocidos y vendidos,  llegando  a ser uno de los más populares para las amas de casa.
Hoy seria considerado como (top) en ventas y distribución; también tenia  programas de radio, llegado a tener notoriedad y fama antes de comenzar con sus programas de televisión.  
Fue en 1960 cuando comienza con el formato televisivo que más recordamos que fue BUENAS TARDES MUCHO GUSTO.
De esta forma Doña Petrona comenzó su carrera en un genero único para la época que la hizo famosa junto a su ayudante Juanita con quien formo una dupla inseparable.
Falleció el 6 de Febrero de 1992 en Olivos a los 95 Años.

1 de febrero de 2013

MI CUÑADO.

En estos días no recuerdo bien donde lo leí que, TELEFE pondría al aire la repetición a partir de este 4 de Febrero de 2013, de una las grandes comedias como MI CUÑADO.
Producida allá por 1993 y protagonizada por Ricardo Darín y Luis Brandoni, contaba la historia de Roberto Cantalapiedra (Luis Brandoni), quién luego de quedar viudo conoce a Andrea Fornari (Patricia Viggiano), con quien llega al matrimonio.
Lo que el pobre Roberto desconocía  era que ese mismo día recibiría el peor regalo de su vida; la llegada de su cuñado, Federico “Chiqui” Fornari (Ricardo Darín), quien se transformaria en un dolor de cabeza permanente.
Pero seguramente son pocos los que recuerdan que esta comedia era una remake de la realizada por Canal 13 en el año 1976.
El papel del cuñado vivo y ventajero, típico porteño, estaba a cargo de Ernesto Bianco, que le hacia las mil y una al pobre Osvaldo Miranda esposo de Gabriela Acher.
La comedia estaba dirigida por Miguel Larrarte y la escribía Oscar Viale.