Quiero compartir con todos aquellos que ingresen a este espacio, un montón de recuerdos que son parte de mi niñez, adolescencia y juventud.
Recordaremos juntos de esos años:
Las series y programas de televisión y sus actores
El cine y el teatro
Los automóviles
La música y sus intérpretes

Los deportes y sus protagonistas
La ciudad y nuestro barrio
Sitios de esparcimiento y diversión
Sucesos históricos

Costumbres de la época
Historias y personajes
……entre otras cosas.

TODO SOBRE LOS AÑOS 60, 70 Y 80.

Nuestros recuerdos son lo que somos, son lo que nos hace tomar las decisiones que tomamos, a actuar como actuamos y a amar como amamos.
No seríamos nada sin nuestros recuerdos pero ¿es posible recordar todo?
La respuesta es no, pero podemos tomar medidas para que cuando llegue el momento de mirar atrás tengamos tantos recuerdos como podamos.
La vida no es la que uno vivió, sino la que recuerda y cómo la recuerda para contarla.


La Parker.

Las lapiceras Parker son un clásico en la escritura a nivel mundial.
Desde los años 20 y hasta los 60 del siglo pasado Paker estuvo siempre en los primeros puestos en lapiceras en todo el mundo, hasta que a partir de la década del 60 la pluma estilográfica fue desplazada por los bolígrafos que invadieron el mundo.
En los primeros años de la fabricación de estas lapiceras los fabricantes tuvieron que resolver el problema del lento secado de la tinta una vez depositada sobre el papel.
Este inconveniente los llevo a desarrollar la producción de una tinta de secado rápido y mucho más brillante que llamo Superchrome", esta estaba destinada al modelo más exitoso de la marca, la Parker 51.
Sin embargo esta tinta no dio el resultado esperado, debido a la mayor densidad que tenia terminaba ensuciando las plumas y  atascándolas.
Esto sumado al elevado precio de venta que tenía, la empresa la dejo de fabricar continuando con la tradicional tinta Quink.
Las fábricas de estas lapiceras,  durante muchos años estuvieron repartidas en países como Canadá, Reino Unido, Dinamarca, Francia, México y Argentina.
Los que conocen de estas lapiceras, coinciden que el modelo 51 fue el más exitoso porque revolucionaba estéticamente lo existente hasta el momento.
Lo distintivo del modelo era su pluma oculta que era de Oro de 14 kilates, sobresaliendo de ésta solo la punta.
También reemplazo el cierre tradicional a rosca por el cierre a presión del capuchón, estilizando todo el cuerpo hasta darle una forma de bala.
También las había enchapado en oro guiloché y acero platil con un clip en forma de flecha dorada, muy estilizado que se convirtió en distintivo de la marca.
El primer sistema de carga era el utilizado en su modelo "Vacumatic", consistente en un pistón oculto en el lado opuesto a la pluma, que llenaba por presiones sucesivas.
Posteriormente este sistema se reemplazó por el que denominó "Aerometric", más sencillo y eficaz, al cual se accedía desenroscando todo el cuerpo trasero, lo que descubría una camisa de metal con una lengüeta de acero lateral que se oprimía varias veces.
La Parker 51 se convirtió en un obsequio muy apreciado por médicos y otros profesionales que lo recibieran, y la lucían con un cierto orgullo, combinando el concepto de instrumento de escritura con el de joya.
Parker Pen Company, adquirió a la firma Eversharp que era otro fabricante de lapiceras estilográficas y lápices automáticos de alta jerarquía de Estados Unidos, que a su vez había adquirido la firma Argentina Birome inventora y fabricante del bolígrafo.
Con esto Parker logro deshacerse de dos  competidores serios e importantes y  contar con la patente que le permitiera fabricar en Estados Unidos el bolígrafo, e instalarse en la Argentina utilizando la planta y las oficinas de Birome.
Durante un tiempo siguió produciendo las clásicas lapiceras estilográficas con la marca Eversharp, en modelos económicos para luego discontinuar la marca.
En 1976 Parker adquirió la compañía Mampower cuando el mercado de trabajadores temporales estaba comenzando.
Hubo épocas en las que Manpower daba más beneficios que el propio negocio de las plumas estilográficas.
Una decisión comercial movió la sede central de la compañía a Newhaven –Inglaterra.
En Mayo de 1993 Parker fue adquirida por Gillete propietaria también de la marca PaperMate, uno de los principales vendedores de bolígrafos a nivel mundial y  la célebre Waterman, que se fabricaba en Francia de origen  Estadounidense como marca "top".
Con el correr de los años, Gillete vendió su división de escritura a Newell Rubbermaid.
La división Sanford de esta es la más grande del mundo en este segmento, con marcas como Rotring, Sharpie, Reynolds, Parker, PaperMate, Waterman y LiquidPaper.