Mis post preferidos.

Mis post preferidos.
Mis entradas preferidas - INGRESAR.

Todas y cada una de las entradas forman parte de mis recuerdos, pero hay algunas que son mis preferidas. Es por eso que independientemente que ocupan un lugar en el Blog en el orden que fueron escritas, quería agruparlas en este lugar.

LA GRAN CONFUSION !!!

Toto era un tipo sensacional, mecánico de refrigeración de profesión, siempre tuvo algún trabajo alternativo que le reportase algún ingreso extra.
En los años sesenta y setenta, época en que la gente regalaba flores, tuvo dos florerías, una de ellas en Remedios de Escalada, en la calle Luján a unas cuadras del paredón de ferrocarril Roca.
En esa época se acostumbraba que cuando alguien moría, se lo velaba en la casa y por consiguiente las coronas y las palmas se encargaban en la florería del barrio, y fue así en este caso que te paso a contar.
Había en ese barrio una señora casada que tenia un amante bastante mas joven que ella, naturalmente PUEBLO CHICO INFIERNO GRANDE, todo el mundo sabía de esta situación, incluyendo también al marido. 
El romance con todos sus idas y vueltas y con lujo de detalles, era conocido por toda la comunidad, por lo que convertía al desafortunado esposo en un cornudo consciente.
Un buen día esta señora de manera repentina fallece de un infarto al corazón y los familiares, amigos y demás allegados, eligieron a la FLORERÍA  LUJÁN para encargar las coronas y otras ofrendas florales. 
Así fue que el primero que encargó una corona de las mas grandes para que quede por demás reflejado su cariño, fue el marido de la finada que se llamaba Roberto. 
No pasaron mas de cinco minutos que este se fue, que cae a florería el amante para encargar la suya, preguntando naturalmente que tamaño tenia la corona que había encargado el marido.
Toto un verdadero amigo de los amigos, le paso el dato, y el muchacho encargó una mas grande todavía con una cinta de la mejores con la leyenda "Rogelio" 
Pero la cosa no terminó ahí, porque a los quince minutos volvió el marido de la muerta para interiorizarse de que tamaño era la corona que había comprado el amante.
Vuelvo a insistir como te dije antes, Toto un tipo noble y un sentimental de aquellos, mas que amigo de sus amigos, le pasa también el dato.
El hombre agradeciendo por el esto, ya que todavía estaba a tiempo porque recién la corona se estaba armando, le dice que la haga mas grande poniéndole el doble de flores y pagando gustosamente la diferencia.
Una vez que los enamorados de la pobre señora que partió al cielo, habían hecho el encargo y las correcciones sobre las coronas que Totito debía enviar, éste puso manos a la obra para hacer la entrega lo mas rápido posible, porque el velorio recién comenzaba y seguramente tendría mas pedidos.  
No se porque razón realizó primero la corona del joven amante, donde sobresalía la imponente cinta violeta con el nombre del muchacho, que en letra gótica y dorada decía "Rogelio"
Rápidamente la carga sobre el techo del Renault 4 que tenia en ese entonces, transitando velozmente las cinco cuadras que separaban la florería de la casa mortuoria.
Llega al lugar donde ya había bastante gente y tratando de pasar desapercibido, coloca la corona sobre un costado, ante la incomoda mirada del marido que no le sacaba los ojos de encima.
Esto fue un error táctico de parte de Toto, porque por una cuestión de códigos, primero tendría que haber entregado y acomodado en la cabecera la corona del esposo. 
Totito regresa a la floreria y comienza a armar la corona del marido de la fallecida, la que seria para el, la mas hermosa e importante del concurrido y mentado velorio. 
Cuando la termino se sentó un momento a descansar y admirarla mientras fumaba un cigarrillo, solamente le faltaba hacer la clásica cinta y colocarla. 
Los floristas tienen todas las letras de diferentes tipos guardadas en cajas, y lo único que tienen que hacer es armar el texto, para terminar pegándolas sobre la cinta violeta elegida según el tipo de corona o palma. 
"Y ahí en ese acto fue que cometió un terrible error" 
Dispuesto a llevar la imponente corona, con mucho esfuerzo la carga sobre el 4L y encara para el velatorio, feliz del producto que estaba por entregar. 
Llega y con la ayuda de un parroquiano que derramaba algunas lágrimas en la puerta de la casa, baja la corona y la acomoda en la capilla ardiente en la cabecera como corresponde.
Percibió pero sin darle mucha importancia, que cuando salía algunos esbozavan algunas sonrisas, pero no le dio mayor importancia, "quien no se ríe un poco aunque sea en un velorio", pensó inocentemente. 
Era temprano pero había mucha gente, así que contento por el deber cumplido, se retiró para volver al negocio y continuar con su trabajo. 
Ni bien entró en la florería, lo llama el marido de la finada, puteandolo hasta en Japones, diciéndole palabras mas palabras menos y a los gritos "QUE LO IBA A ASESINAR" 
En el apuro y un poco también por distracción en la corona, en vez de poner la frase "TU ESPOSO ROBERTO", le cargo una ESE de mas y omitió ponerle el nombre de marido, quedando así como se ve en la imagen con la leyenda "SUS ESPOSOS" 
No había mucho que pensar, en segundos armó una nueva cinta y salió a doscientos hacia el velatorio, para cambiar la que tenía puesta la corona. 
En medio de un ambiente tenso pero donde la sonrisas abundaban, algunos por lo bajo le decían, TE PASASTE TOTO SOS UN FENÓMENO.
Aunque parezca mentira en ese velorio fue uno que mas coronas y palmas metió, fueron mas de diez de todos los tamaños y precios.
Que mas se puede agregar, fue una GRAN CONFUSIÓN, y sin lugar a duda el velorio mas comentado en la zona en esos años.

LIBRO DE VISITAS.