Quiero compartir con todos aquellos que ingresen a este espacio, un montón de recuerdos que son parte de mi niñez y adolescencia.
Recordaremos juntos de esos años:
Las series y programas de televisión y sus actores
El cine
Los automóviles
La música y sus intérpretes

Los deportes y sus protagonistas
La ciudad y nuestro barrio
Sitios de esparcimiento y diversión
Sucesos históricos

Costumbres de la época
Historias y personajes
……entre otras cosas.

Durante los fines de semana se consumen cientos y cientos de botellas de Campari, Fernet y Vermut.



Asociados con el jugo de naranja, la Coca Cola o formando parte de distintos tragos, la gente joven piensa que estas bebidas son hijas del siglo XX y XXI, pero sus orígenes van muchos más allá.
Dicen que el saber no ocupa lugar, entonces no esta demás conocer que:
El Campari es una bebida alcohólica de grado medio, tonificante y refrescante.
El aperitivo de color rojo y sabor amargo, la marca es propiedad de Grupo Campari.
Su historia comienza en 1860 en Milán concretamente en el Café Campari, donde Gaspare ofrecía a su clientela un aperitivo de su invención.
Su característico sabor surgía de la combinación de hasta 60 ingredientes distintos, incluyendo hierbas, especies,  ralladuras de frutas y cortezas. El color según el mito, lo obtenía del caparazón de la tortuga, aunque al menos, actualmente, es la conchilla, el colorante que se emplea en los licores para obtener el color rojo.
También suele hacerse a base de granadina, dependiendo la receta.
Si bien pertenece a la familia de los biteres su graduación alcohólica es menor que la de la mayoría de estos siendo de 28,5°.

El fernet esa bebida amarga con alcohol se comenzó a elaborar  a partir de varios tipos de hierbas  maceradas en alcohol de  vino, posteriormente filtrada y añejada en toneles durante un período de seis a doce meses.
Posee un color oscuro, un aroma intenso y su graduación alcohólica está comprendida entre 39 y 45 grados, dependiendo de la marca.
En un principio el término "fernet" se integraba con la marca de origen italiano Branca, pasando luego al uso común para designar genéricamente al producto.
Su origen hay que buscarlo en el siglo XlX en Europa y hay diferentes historias sobre cual sería el verdadero lugar de nacimiento.
Hay quienes sostienen que fue creado en Francia, otros indican que fue en Checoslovaquia, incluso en Austria, gracias a un boticario de apellido Fernet, pero la mayoría de las versiones sitúan el origen en Italia, más precisamente en Lombardia.
Tal vez la versión más conocida es la relatada por una de las empresas más antiguas en la elaboración de esta bebida que es Fratelli Branca, empresa que aún fabrica el producto en la ciudad de Milán.
La historia según dicha compañía, le atribuye la invención al farmacéutico Bernardino Branca y a su colaborador, un doctor sueco de apellido Fernet, apellidos ambos que darían el nombre al licor.

El vermut cuyo origen se remonta a fines del siglo XVlll, es un vino macerado en hierbas, compuesto de vino blanco, ajenjo y otras sustancias amargas.
Estos vinos son típicamente europeos, con un aroma característico que les da una elegancia particular para un coctel o aperitivo. Generalmente se puede encontrar dos tipos, el rojo y el blanco.
El vermut rojo (Italiano) es dulce, en tanto que el blanco (Frances) es seco y con mayor graduación alcohólica.
Según un relato, estas bebidas fueron inventadas por Hipócrates, célebre médico y filósofo de la antigüedad, nacido el 460 AC.
Puso a macerar en vino flores de ajenjo y hojas de díctamo y obtuvo lo que en la Edad Media fue llamado «vino hipocrático» o sencillamente, «vino de hierbas».
Con la llegada de las nuevas tecnologías, el vino aromatizado entró en una nueva dimensión de productividad, en la que destacó la experiencia de los pioneros piamonteses, pero fue en 1838 cuando con los hermanos Luigi y Giuseppe Cora, la preparación del vermut adquirió un carácter industrial.
LIBRO DE VISITAS.