Quiero compartir con todos aquellos que ingresen a este espacio, un montón de recuerdos que son parte de mi niñez, adolescencia y juventud.
Recordaremos juntos de esos años:
Las series y programas de televisión y sus actores
El cine y el teatro
Los automóviles
La música y sus intérpretes

Los deportes y sus protagonistas
La ciudad y nuestro barrio
Sitios de esparcimiento y diversión
Sucesos históricos

Costumbres de la época
Historias y personajes
……entre otras cosas.

TODO SOBRE LOS AÑOS 60, 70 Y 80.

Nuestros recuerdos son lo que somos, son lo que nos hace tomar las decisiones que tomamos, a actuar como actuamos y a amar como amamos.
No seríamos nada sin nuestros recuerdos pero ¿es posible recordar todo?
La respuesta es no, pero podemos tomar medidas para que cuando llegue el momento de mirar atrás tengamos tantos recuerdos como podamos.
La vida no es la que uno vivió, sino la que recuerda y cómo la recuerda para contarla.


LAS ACADEMIAS PITMAN - Te acordas?

El ochenta por ciento del  alumnado que concurría eran mujeres, así como el noventa por ciento de sus profesorado también.
La mayoría de las alumnas eran chicas de 18 a 25 años, solteras, que soñaban con el diploma de Academias Pitman, primer paso para obtener un empleo de secretaria.
La Pitman comenzó a funcionar en Buenos Aires en 1919, creada por Ricardo Allúa, Finn Schmiegelon y el  Juan María Jan, y justamente fue este último que tradujo al español el sistema de taquigrafía ideado por el Inglés Isaac Pitman.
Este sistema, más un férreo método para aprender dactilografía, definieron el estilo de estas academias, ofreciendo además cursos de secretaria comercial y teneduría de libros.
El diploma se recibía después de finalizar los cursos que duraban 11 meses, y todo se hacía con absoluta responsabilidad, con métodos para estudiar que eran inmejorables.
Pitman tuvo una expansión notable desde que se instaló en su sede central de Diagonal Norte 570, llegando a tener en pleno apogeo 42 sucursales, en Capital Federal, Gran Buenos Aires, en diferentes provincias y hasta en Uruguay.
Su época de esplendor coincidió con el primer Gobierno Peronista, y su decadencia se inició en los años 80, cerrando definitivamente en 1993.
Mi tía María y mi suegra Coca se habían recibido en Pitman en la sucursal de Lomas de Zamora que estaba en la calle Laprida entre España e Italia.